NUEVAS DENSIDADES, VIVIENDA COLECTIVA EN SALTA

Arquitecto Sergio Alberto Cabrera



Los componentes principales de las ciudades, son las viviendas – individuales y colectiva-El equipamiento, el espacio público, la movilidad son su respaldo. La vivienda Colectiva tiene un rol importante en su conformación. Está directamente relacionado con la densidad. ¿Que es la Densidad?, ¿De que se compone?, ¿Cuales son sus consecuencias?. La densidad tiene que ver con lo cercano, con las relaciones, con lo público y lo privado, con el habitar, con las centralidades, con la diversidad.
Salta es una ciudad periférica y esa condición hace que se conserven mucho las tradiciones del lugar. Ha sido y es difícil ver con buenos augurios la irrupción de nuevas ideas y propuestas. Pero la Vivienda Colectiva encontró algunos ejemplos exógenos que pudieron materializarse y que dieron lugar a otros emprendimientos. Podríamos comparar dos momentos, separados entre si por seis décadas, donde se apreciaran las fluctuaciones temporales e ideológicas de la intervención del estado en la política habitacional y como contrapunto hacer un breve análisis de la vivienda colectiva de iniciativa privada.
Los primeros ejemplos de estas nuevas densidades que revisten un grado de valor arquitectónico considerable, aparecen a partir de los años 60. Ya concluido el periodo de aceptación plena de las condiciones de la modernidad. Cabe destacar que las condiciones políticas de ese entonces permitieron la instalación en lugares claves de la administración y del ámbito académico de muchas figuras de gran importancia en la construcción de la arquitectura moderna. En ese momento (1958) el arquitecto Eduardo Larran (egresado de la UNT), es nombrado Director de Vivienda y Arquitectura. Realiza numerosos proyectos, destacándose por su escala el Bloque Salta, (160 unidades -1960-1968 – recientemente declarado Monumento Histórico Nacional) y los Bloques Alvear y Entre Ríos (96 unidades 1967-1968). Ambos de un carácter fuertemente racionalista inspirados en la Unidad de Habitación de Le Corbusier. Se caracterizan por su contundencia formal y constructiva. Una de sus virtudes es la articulación con el espacio público – en la actualidad están los perímetros cercados-. El modulo se utiliza con rigor. No hay diversidad tipológica, se plantean departamentos de 3 dormitorios únicamente. Se traslado un modelo que no logro una adaptación adecuada al entorno sobre todo en el caso del Bloque Salta (110m de largo x 12m de ancho y 50 m de alto), en el caso de los Bloques Entre Rios y Alvear, se paso al otro extremo en el sentido que la densidad que se utilizó para la superficie del lote es muy baja. La producción en serie, la repetición, el gran numero, de la arquitectura moderna se centró sobre todo en la vivienda, capaz de ser transportado a cualquier lugar.
Es interesante resaltar que en nuestro país la consagración del Movimiento Moderna se produce cuando a nivel internacional se declara en crisis. En este caso El Conjunto San Bernardo, Salta (120 unidades -1970 -1975) del Arq. Miguel Angel Roca es un claro ejemplo de este viraje hacia una arquitectura mas contemplativa de su contexto, apoyada en el evidente interés por la arquitectura inglesa y en particular por la obra de James Stirling. Por las características de terreno y la inclinación del lote surgió la organización de las viviendas de departamentos de 2 y 3 dormitorios en bloques escalonados de 3 a 5 pisos alrededor de un espacio comunitario central (que no es espacio público), al que se orientan las terrazas de todos los departamentos. La solución arquitectónica, de volúmenes articulados horizontal y verticalmente, se relaciona morfológicamente con la arquitectura tradicional salteña. Uno de los principales rasgos distintivos es la división en volúmenes principales y secundarios. Es una obra más despojada de la contundencia tectónica.
Durante un periodo de más de 50 años se produce una virtual desaparición de los agentes públicos en la producción de la vivienda colectiva recién en los últimos años la intervención del estado en la política habitacional se hizo más intensa, aparecen nuevos créditos y programas destacándose el Procrear. Utilizando fondos públicos y con gestión privada a través del BH se generan las condiciones de inversión, escala y relación estado/empresa/proyectista, permitiendo nuevas soluciones en la búsqueda de variedad y flexibilidad y de fuerte protagonismo de formas de socialidad. Se implementa el concurso por proyecto y precio, ya utilizado en la década del 60-70 y por aparte el concurso de Dirección Técnica y Administración de Consorcios. Dentro de ese esquema se construyen, entre otros, el Desarrollo Urbanístico Procrear Huaico Salta (78 unidades - 2015-2017) y el Desarrollo Urbanístico Procrear Talavera Salta (117 unidades - 2014-2017), realizadas por el estudio Sergio Alberto Cabrera Arquitectos. Son ejemplos pensados para interactuar con el espacio público pero de distinta manera. Huaico en una condición suburbana y de menor densidad se logro que las parcelas que corresponden a cada uno de los bloques estén rodeadas de espacios públicos de diferentes jerarquías, de esta forma se evita en un futuro el cercado de los perímetros. Son 5 bloques uno de los cuales se retira para formar una plaza en la esquina. Todas las unidades tienen balcones y un sector de servicio que se destaca en la fachada. Como contrapunto se ubican en la terraza los espacios comunes y técnicos. El caso de Talavera es interesante por la adecuación del volumen a un entorno urbano, el proyecto de 8 niveles se desarrolla alrededor de a un patio, integrándose al espacio público a través de una gran abertura en la fachada principal. Gran parte de las circulaciones horizontales son espacios semicubiertos y permiten la apreciación del espacio interno. Posee más de 12 tipologías distintas y 78 cocheras cubiertas. Asi como en el Bloque Salta, no se utilizo junta sísmica, pero su contundencia se aminora con la presencia del patio y el cambio de alturas en la edificación.
La iniciativa privada en la vivienda colectiva comienza a ser más importante en la última década del siglo pasado, acompañada de la reestructuración general del capitalismo en todo el mundo. Y ha impactado de forma muy diversa en las estructuras de las ciudades y sobre todo en la conformación del paisaje urbano. Salta, que posee plazas, calles y edificios de importante valor patrimonial no fue la excepción a estas circunstancias. La falta de regulación ha provocado un desequilibrio importante en la distribución de las densidades y ha afectado de manera considerable el centro de la ciudad. En este caso los ejemplos de vivienda colectiva más destacados están ubicados cerca del área central y son de una escala reducida e intentan crear una articulación responsable entre iniciativa privada, plan público y beneficios compartidos. Podemos destacar Edificio Alvear y Santiago (10 unidades 1994-1996) del arquitecto José Alberto Cabrera, que se adapta a las características desfavorables del lote urbano pero que en su condición de esquina logra a través de líneas continuas un equilibrio entre forma, función e inserción en el paisaje urbano. También son ejemplos interesantes el Edificio O´Higgins (21 unidades 2003-2007) y Edificio Alvear 539 (2007-2009) de Cabrera & Asociados Arquitectos. En el primero caso se utiliza el modulo como elemento de variación tipológica y flexibilidad de conformación. Son 5 tipologías que permiten ensamblarse de diferente forma como si fuera un puzzle, evidenciando esa diversidad en la fachada. En el caso de Alvear 539, tiene como condicionante fundamental la orientación este-oeste, la fachada se transforma en un volumen que articula el exterior con el interior protegiéndose con persianas corredizas de aluminio. Todos estos componentes, además de su esbeltez, definen el carácter del edificio. En el caso Edificio Vicente Lopez (13 unidades 2008-2009) del arquitecto Francisco Saa, con condiciones similares al ejemplo anterior, utiliza una resolución distinta, adaptándose a las circunstancias más demandantes del entorno inmediato, para ello genera una estructura que utiliza el espacio, las profundidades y las diferentes texturas.
La Ciudad es nuestro territorio. Un territorio que a través de los años ha generado desequilibrios y desigualdades producto de un modelo de crecimiento en extensión. Estamos describiendo a la mayoría de las ciudades latinoamericanas. La densidad debe ser tenida en cuenta para que las urbes comiencen una transformación hacia modelos más compactos. Pero debe ser apoyadas por políticas que apuesten por la modernización de los modelos de gestión pública y privada, sin los cuales resultara difícil pensar en un crecimiento sostenible para las finanzas y el medio ambiente. En ese sentido la vivienda colectiva juega un rol muy importante en la conformación de estas nuevas densidades. Pero la mayoría de este tipo de viviendas (públicas y privadas) estan destinadas a sectores medios y altos, lo que explica el crecimiento mas acelerado del deficit de los sectores mas pobres. La vivienda de interés social no logra insertarse con éxito y se terminaba cubriendo con fondos Especiales, Fonavi, Caja de Ahorro, en la actualidad dependiendo sobre todo de Cooperativas o de los Institutos de la Vivienda. Evidencia importante de la situación crítica en la que se encuentra el sector.
    Cargando...